Usando una Sonrisa

El gesto mágico para enriquecer nuestras relaciones y fortalecer nuestra salud

Hace un tiempo llevábamos a cabo una charla sobre ventas en nuestras oficinas. Durante la charla, el expositor invitado compartió un consejo que al día de hoy practicamos constantemente.

“Antes de una reunión,” – dijo – “siempre entro al baño, me veo al espejo y pego una buena sonrisa. Fácil una buena carcajada.” Para algunos este escenario puede sonar un poco fuera de tono, pero sus efectos hablan por sí solos.

Es impresionante saber que en promedio, un niño sonríe aproximadamente 400 veces al día mientras que un adulto solo 20. ¿Qué es lo que ocurre durante el transcurso de los años que vamos perdiendo este gran regalo de la vida?

En la charla de TED titulada “El Poder Escondido de Sonreír”, Ron Gutman expone como empezamos a sonreír desde que estamos en el útero, que una sonrisa reduce el estrés y mejora el estado de ánimo.

Durante años, muchos se preguntan la razón por la cual La Mona Lisa se considera una de las pinturas más famosas en la historia. Una de las conclusiones más atinadas es su sonrisa única.

El científico Andrew Newberg menciona también, que la sonrisa es calificada como el símbolo más cargado de contenido emocional positivo. Un contenido vital para conectarnos con los demás.

Sonreír nos permite establecer lazos positivos y sanos. De una manera instintiva, nos inclinamos a imitar la expresión. Hasta se dice que somos más atractivos al hacerlo por expresar un estado de relajamiento y empatía, además de fortalecer nuestro sistema inmune.

¿Cómo hacemos para preservar este gran hábito durante el transcurso de nuestras vidas? Podemos aprender practicando en este momento sin importar el “¿qué dirán?”, buscando cosas que nos hagan sonreír, rodeándonos de personas con buen sentido del humor y viendo películas y/o programas divertidos.

La sonrisa debería abundar en nuestras vidas. Debemos de compartirla aunque no le veamos sentido alguno. Con solo investigar un poco, podemos ver los beneficios que trae para la salud. Y mejor, con solo experimentarla podremos comprobarlos.

Me despido con una sonrisa evidente mientras escribo (escuchando el playlist de Chef’s Table – uno de mis preferidos – en Spotify) y te reto a contagiar mínimo 3 sonrisas el día de hoy.

¡Manos a la obra y los mejores deseos para esta semana!

Deja un comentario

Your email address will not be published.