La Madre de Todos los Desmadres

Hace algún tiempo llevaba a cabo una sesión de trabajo con un cliente y gran amigo con quién he trabajado varios años. Durante la reunión, recibió una llamada que poco a poco se transformó de dulce a amarga.

Se había generado un problema que había escalado debido a la falta de claridad y ahora un cliente estaba envuelto en el dilema. Aunque la situación fue resulta, su raíz es tan común que vale la pena profundizarla.

En “Los Cuatro Acuerdos”, el Dr. Miguel Ruíz comparte lo que en su parecer son pilares para una vida valiosa y equilibrada. Acuerdos por los cuales uno logra entenderse a si mismo y a los demás.

Cada acuerdo es de gran importancia, pero en este caso nos fijamos en uno. El que expone la importancia de no asumir ni hacer suposiciones. El que nos motiva a hacer preguntas difíciles aunque nos asuste la respuesta.

Cuando asumimos, abrimos la puerta a ilusiones imaginarias. Historias que nos dirigen en avenidas erradas influenciando nuestros pensamientos, palabras y acciones.

Durante el viaje empresarial he adaptado mantras relevantes que forman nuestra cultura profesional y, de rebote, la personal. Uno que circula en nuestras oficinas es “asumir es la madre de todos los desmadres”.

Aunque la certeza completa de esta cita se puede argumentar, el punto es un constante recordatorio. Cualquier tema que se encuentre nublado, es preciso prestarle atención tomando las acciones necesarias para aclarar hasta la última gota.

Concluyo compartiendo el viejo dicho “las cosas claras y el chocolate espeso” ya que es valioso tenerlo en mente. Los mejores deseos en este inicio de año y que Dios nos bendiga para alcanzar los anhelos en nuestro corazón.

0 Comments

  • Gina says:

    Es muy cierto a veces suponemos y a la larga nos hacemos un novelón en la cabeza y el asunto era más sencillo de lo que creímos!

Deja un comentario

Your email address will not be published.