Haciendo Menos

La simpleza como herramienta para crear objetivos claros, ejecutar acciones clave y obtener paz y tranquilidad en la vida.

Navegando recreativamente en una tienda me topé con un libro que, luego de una revisión rápida, pasó a ser parte de la biblioteca. Fue devorado en pocos días debido a sus ideas prácticas de cómo simplificar la vida y los negocios.

Simplificar es complejo ya que hay que dejar ir elementos valiosos para resaltar elementos vitales. “La simpleza es el nuevo gourmet” me comentaban mientras hablábamos sobre el concepto durante una conversación.

El libro se titula Hacer Menos por Rachel Jonat. En una sección, habla de la Ley de Trivialidad de Parkinson, la cual antes desconocía. Esta ley indica que el tiempo dedicado a un tema es inversamente proporcional a su importancia.

En otras palabras, entre más importante es una decisión, más fácil se toma. Una ley contra intuitiva, que resalta la cantidad de tiempo que usualmente perdemos en trivialidades de poca relevancia.

Menos es más es uno de los mantras más recomendados. Desarrollar la habilidad de comunicar más con menos palabras, dibujar más con menos pincelazos o adornar más con menos ornamentos.

Si creo que trabajar duro genera más resultados, pero no siempre los más deseados. La intención de estas palabras es hacer menos cantidad pero con más significado y mayor impacto. 

Tomemos el tiempo para (1) aclarar nuestras prioridades para luego (2) tomar acción imparable hacia ellas. De lo contrario, corremos el riesgo de entrar en un modo operativo apaga fuegos constante e inefectivo.

Con este proverbio sueco sacado del libro me despido, esperando que el tiempo invertido en esta lectura haya sido de provecho:

“Teme menos, espera más;

come menos, mastica más;

quéjate menos, respira más;

habla menos, di más;

ama más, y todas las cosas buenas serán tuyas.”

 

¡Los mejores deseos para esta nueva semana!

4 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.